TORRIJAS DE SEMANA SANTA

La torrija es un dulce típico de las celebraciones generalmente de Cuaresma y Semana Santa en España. Consiste en una rebanada de pan (habitualmente de varios días) que es empapada en leche o vino con miel y especias, y, tras ser rebozada en huevo, se fríe en una sartén con aceite. Se aromatiza, a gusto, con diversos ingredientes: canela o algún licor, y se endulza con miel, almíbar o azúcar. Es un alimento de origen humilde que satura pronto al comensal y su uso es costumbre en Cuaresma, época en que los católicos dejan de comer carne.

La torrija aparece ya documentada en el siglo XV, citada por Juan del Encina: «miel y muchos huevos para hacer torrejas», al parecer como plato indicado para la recuperación de parturientas. Las primeras recetas se remontan al Libro de Cozina de Domingo Hernández de Maceras (1607) y Arte de cozina, pastelería, vizcochería y conservería de Francisco Martínez Motiño (1611). La torrija era a comienzos de siglo XX muy habitual en las tabernas de Madrid y se servía con vasos de vino (chatos).3

Su asociación a la cuaresma se debe tal vez a la necesidad de aprovechamiento del pan sobrante, que, durante el tiempo en que no se podía comer carne, era por ello menos consumido, aunque las familias elaboraban la misma cantidad.

Preparación
Se utiliza pan en rebanadas. Las rebanadas deben ser de un grosor no superior a 2 cm. Se prefiere pan casero o de campo de un día o dos antes de preparar las torrijas ya que absorbe mejor la leche. Se cuece leche (medio litro, para una barra de pan de 250 g) con azúcar (125 g), una rama de canela, y una corteza de limón. Se vierte la leche caliente sobre las rebanadas de pan hasta que se remojen suficientemente. Posteriormente se rebozan las rebanadas en huevo batido y después se van friendo en aceite (de preferencia de oliva) en una sartén muy caliente. Se van friendo las rebanadas hasta que se doran por ambos lados. Aparte, se tiene preparado un jarabe caliente hecho con medio litro de agua, 125 g de azúcar, una cucharada de miel y una cucharada de vino blanco dulce (tipo moscatel, Málaga, algunos utilizan en su lugar algún licor tipo anís, etcétera). Este jarabe se prepara cociendo esos ingredientes previamente. A medida que se sacan de la sartén se pasan al recipiente con el jarabe y después se pasan a otra bandeja. Si se quiere, se puede terminar espolvoreando azúcar glas y canela o miel por encima.

MONA DE PASCUA

Aquí en toda la zona de Levante es típico salir al campo el domingo de Resurrección a “comer la mona”, esto simboliza que la cuaresma y sus abstinencias se han terminado.

Además de mona , dependiendo de la zona, se le puede denominar de otra manera como pan quemado, toña o fogaseta.

Es un dulce muy similar al roscón de reyes en cuanto a sabor y textura, la diferencia es que se le pueden dar formas muy diversas. Las podemos encontrar desde redondas hasta con forma de serpiente ,lagarto etc.. quedando mas atractivas para los niños.Se suele decorar con azúcar humedecido y un huevo duro o de chocolate, siendo costumbre el cascar dicho huevo en la frente de otra persona sin que esta se de cuenta.

Se suele comer acompañada de longaniza de pascua, sobrasada , embutido o chocolate para los mas golosos.

1. Introducimos en el vaso la piel de limón y naranja con el azúcar. Las pieles no deben tener nada de parte blanca para que no amarguen, además deberán estar bien secas ya que de no ser así el azúcar no se pulverizará bien y las pieles tampoco se rallarán bien. Programamos . Con la espátula bajaremos los restos que hayan quedado por las paredes del vaso.

Quedará una masa pegajosa pero es normal ( no añadáis mas harina ya que eso haría que la masa creciera menos y por consiguiente la mona quedaría mas prieta y menos esponjosa ).
Podéis cubrir el vaso con una mantita , esto ayudará a crear un ambiente mas cálido lo cual favorecerá al levado de la masa.

9. Las vamos colocando en una bandeja de horno forrada con papel vegetal. Las tapamos con papel de film y a su vez las cubrimos con un paño de cocina. Las dejamos levar en un lugar cálido libre de corrientes de aire hasta que veáis que hayan crecido ( a mi me tardaron 4 horas ).

10. Una vez listas precalentamos el horno a 200ºC, las pintamos con huevo batido mezclado con un chorrito de leche y azúcar glas. Espolvoreamos con anisetes de colores y azúcar perlado o en su defecto azúcar humedecido.

11. Introducimos la bandeja en el horno y bajamos la temperatura a 180ºC. Horneamos durante 15-18 minutos o hasta que veáis que están doradas.

12. Las dejamos enfriar sobre una rejilla. Si queréis ponerles un huevo de chocolate una vez frías quitar el huevo duro y sustituirlo por uno de chocolate.